Organismos

Portales

Medio Natural - Fauna

Medio Natural - Fauna

Sylvia melanocephala



Genetta genetta


Serinus serinus


Hieraaetus fasciatus


Falco peregrinus


Bubo bubo 

Strix aluco

Ammotragus lervia




Apus apus

  

  

  


 

 

Las características climáticas y geográficas del Paisaje Protegido del Puigcampana y el  Ponotx, junto con la actividad humana, definen un cúmulo de ambientes en los cuales se distribuyen las especies de fauna según sus preferencias y necesidades. Esto hace que cada uno de esos ambientes mantenga unos elementos de fauna característicos relacionados entre ellos, así pues:

  • Los matorrales son el hábitat característico de ciertos paseriformes insectívoros como la curruca rabilarga y la cabecinegra (Sylvia undata, S. melanocephala), la tarabilla común (Saxicola torquata) o la collalba rubia (Oenanthe hispanica) siendo fácilmente observables en ellos. Reptiles como la culebra bastarda (Malpolon monspessulanus), la culebra de escalera (Elaphe scalaris), la lagartija colilarga (Psammodromus algirus), y el Lagarto ocelado (Lacerta lepida) abundan en las zonas de coscojar y tomillar del área del Paisaje, siendo otras especies presentes en estas zonas, aunque raras; la culebra de herradura (Coluber hippocrepis), la culebra lisa meridional (Coronella girondica), el eslizón ibérico (Chalcides bedriagai) y la lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus). Así mismo los matorrales son importantes como zona de reproducción y alimentación para especies que se reproducen en otros hábitats de la zona. 

  • Las extensas zonas de bosque de pino carrasco (Pinus halepensis) dan refugio a diversas aves de carácter forestal. Entre las aves que ocupan estas masas forestales podemos citar al gavilán (Accipiter nisus), el cárabo (Strix aluco), la paloma torcaz (Columba palumbus) o el pito real (Picus viridis). Entre las aves paseriformes se encuentran el herrerillo capuchino (Parus cristatus), el carbonero garrapinos (Parus ater), el agateador común (Certhia brachydactyla), el mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli) o el arrendajo (Garrulus glandarius), entre otras.

  • Las zonas de umbría presentan una vegetación generalmente más exuberante, que las áreas expuestas al sol, proporcionando refugio y alimento a especies animales más exigentes que las que se hallan en las zonas de pinar en solana. De esta forma diversas especies de túrdidos, sílvidos o páridos entre las aves paseriformes tienen en estas umbrías sus hábitats preferidos, así como diversas especies de anfibios encuentran en ellas una zona más fresca que permite que no se deshidraten ante los rayos solares. También son lugares apreciados por carnívoros como la gineta (Genetta genetta), la garduña (Martes foina) o el tejón (Meles meles) que encuentran alimento y refugio entre la exuberante vegetación, donde incluso pueden encontrar lugares idóneos para criar.

  • Los cultivos de secano arbóreos son relativamente escasos en esta zona, predominado el almendro y el olivo, siendo estos cultivos el hábitat típico de fringílidos como el verdecillo (Serinus serinus), el pardillo común, (Carduelis cannabina) o el jilguero (Carduelis carduelis). Son también frecuentes otros animales como las perdices (Alectoris rufa), palomas torcaces (Columba palumbus), conejos (Oryctolagus cunniculus), o incluso jabalíes (Sus scrofa).

  • En el paisaje protegido los cortados calizos constituyen un ambiente muy importante desde el punto de vista faunístico, ya que algunas de las especies de animales de la zona tienen su ciclo de vida íntimamente ligado a este hábitat. Especialmente destacables son algunas especies de aves rapaces como el águila azor perdicera (Hieraaetus fasciatus), el halcón peregrino (Falco peregrinus) o el búho real (Bubo bubo) que necesitan estos cortados para construir sus nidos. También podemos citar otras especies de aves de carácter más o menos rupícola como el vencejo real (Apus melba), el vencejo pálido (Apus pallidus), el roquero solitario (Monticola solitarius), la collalba negra (Oenanthe leucura) y la chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax). Entre los mamíferos, diversas especies como la gineta (Genetta genetta) y la garduña (Martes foina) son especies que suelen utilizar los cortados para refugiarse, criar y buscar alimento. Este tipo de hábitat también proporciona refugio a una amplia diversidad de especies de quirópteros de carácter fisurícola, tales como el murciélago de Cabrera (Pipistrellus pygmaeus), murciélago hortelano (Eptesicus serotinus), orejudo gris (Plecotus austriacus) o murciélago rabudo (Tadarida teniotis). Por otro lado, existen algunas especies de reptiles íntimamente ligadas a los cortados y roquedos como la salamanquesa común (Tarentola mauretanica), la salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus) o la lagartija ibérica (Podarcis hispanica). Entre los ungulados podemos citar al arruí (Ammotragus lervia), especie alóctona de caprínido originario del norte de África muy ligado a zonas rocosas.

  • Las fuentes y balsas presentes en el paisaje protegido son un tipo de hábitat muy importante para los anfibios, ya que éstos tienen parte de su ciclo vital ligado a la presencia de agua, donde desarrollan el celo y realizan sus puestas especies como el sapo partero común (Alytes obstetricans), el sapo común (Bufo bufo) o la rana común (Rana perezi). Asimismo, la mayoría de especies de aves y mamíferos necesitan abrevar en ellos en ciertos momentos.

  • Las condiciones geológicas del área permiten la existencia de numerosas cuevas, en ellas se dan unas condiciones prácticamente constantes: ausencia de luz y una temperatura y humedad prácticamente constantes todo el año. En su interior habita fauna invertebrada característica, a menudo endémica. Entre los vertebrados destacan diversas especies de quirópteros cavernícolas, entre los que se encuentra el murciélago grande de herradura (Rhinolophus ferrumequinum), aunque posiblemente esté presente tambien el murcielago mediterraneo de herradura (Rhinolophus euryale), así como otras especies de quirópteros de la familia vespertilionidae como el murciélago de cueva (Miniopterus schreibersii) o el murciélago ratonero grande (Myotis myotis).

  • En las diferentes construcciones hechas por el hombre (fincas, masías, muros de contención, etc.) hay especies que han encontrado el lugar idóneo para reproducirse. Podemos citar entre las aves al vencejo común (Apus apus), la abubilla (Upupa epops), la golondrina común (Hirundo rustica), el avión común (Delichon urbica) y el estornino negro (Sturnus unicolor) entre otras. Entre los mamíferos, diferentes especies de roedores hacen uso de los núcleos humanos como el ratón doméstico (Mus spretus) o la rata parda (Rattus norvergicus) así como algunas especies de quirópteros como el murciélago de Cabrera (Pipistrellus pygmaeus),  el murciélago hortelano (Eptesicus serotinus) o el murciélago rabudo (Tadarida teniotis).